Español
Friday 17th of November 2017
code: 81316
Ashura; Sacrificio único de Imam Hussain por la Humanidad”

Todos los días son Ashura y toda la tierra es Karbalá”

No habían pasado más de 50 años desde la muerte de Muhammad (el último Profeta del Islam) y el Imperio Musulmán estaba deslizándose hacia la corrupción bajo un tirano de la dinastía Omeya, Yazid.

Hussain ibn Ali, el nieto y legítimo viceregente del Profeta Muhammad tomó una posición contra el gobierno ilegal de Yazid. Mientras Yazid era en partes iguales temido y despreciado por su crueldad, Hussain era admirado y respetado por la sociedad en general. Consciente de esto, Yazid decidió que exigiría la lealtad de Hussain, con la esperanza de ganar alguna forma de legitimidad para su gobierno heredado. Hussain tenía que elegir. Apoyar a Yazid, que sin duda significaría una grandiosa recompensa y una vida de lujo, o rehusarlo que invariablemente le llevaría a su propia muerte. ¿Qué debería haber hecho? ¿Qué haría usted o yo? Para Hussain, la elección entre lo fácil y lo correcto no era elección. Hussain se negó. Él dijo: "Jamás daré a Yazid mi mano como un hombre humillado, ni huiré como esclavo ... No me he levantado para esparcir el mal o para mostrarme ... Sólo deseo promover los buenos valores y prevenir el mal".

 

La épica batalla de Karbalá

El día 10 del mes de Muharram 61H (11 de octubre de 680 dC), se produjo un trágico acontecimiento en la parte meridional del actual Irak en un lugar conocido como Karbalá, a orillas del río Éufrates. Parecía en esos días insignificante desde el punto de vista histórico. Un gran ejército de 30.000 soldados que había sido movilizado por el régimen Omeya sitió al Imam Hussein, nieto del Profeta Muhammad (La paz y bendiciones sean con él y su Inmaculada Familia) y a 71 de sus leales compañeros y los obligó a prestar lealtad al corrupto califa Yazid y someterse a su autoridad. El pequeño grupo resistió y tuvo lugar una severa batalla en la que el Imam y todos sus compañeros fueron brutalmente martirizados y sus familiares fueron tomados como prisioneros de guerra. Apareció en esa época, como cientos de eventos similares, que esta batalla sería registrada en la historia y olvidada en el tiempo. Sin embargo, los acontecimientos ocurridos el 10 de Muharram en Karbala se convirtieron en un faro y una inspiración para las generaciones futuras, y un reflejo del bien contra el mal.

 

¿Quién era este pequeño grupo?

El líder del pequeño grupo de hombres que fueron martirizados en Karbala no fue otro que Hussein, hijo de Ali ibn Abi Talib y Fátima hija del Profeta, y nieto del Profeta, para quien el Profeta dijo una vez: "Hussain es de mí y yo soy de Hussein. Dios ama a quien ama a Hussein ". Acompañando a este pequeño grupo estaban la familia inmediata de Hussein, sus parientes y compañeros cercanos. Tras el asesinato de su hermano Hassan, Hussein se convirtió en el líder de la familia del Profeta. Hussein honró el acuerdo de paz firmado por su hermano Hassan, con el fin de salvaguardar la seguridad de la nación musulmana, que estaba en juego con el gobernante tirano Mu'awiyah. A pesar del impulso de sus seguidores, Hussein no emprendió ninguna actividad que amenazara el statu quo político. Más bien continuó con la responsabilidad de cuidar las necesidades religiosas del pueblo y fue reconocido por su conocimiento, piedad y generosidad.

Una breve historia del enemigo. El segundo califa nombró a Mu'awiyah como gobernador de Siria. Mu'awiyah se convirtió hipócritamente en musulmán sólo cuando el Profeta triunfó sobre La Meca. Aquellos que se convirtieron en musulmanes de esta manera fueron llamados tulaqqa', un término usado con desdén para los incrédulos que se convirtieron en musulmanes para salvar sus vidas. La familia y los antepasados ​​de Mu'awiyah fueron llamados tulaqqa', y también fueron conocidos como opositores activos al Islam. Mu'awiyah nunca olvidó este estigma, o la hostilidad que su familia mantenía hacia el Islam, así un sentimiento de venganza siempre existió en su corazón. Al tomar el poder, Mu'awiyah aprovechó el rico tesoro público, usándolo personalmente para comprar favores e influir en la gente. Comenzó a matar a sus oponentes y críticos, y conspiró el asesinato del Imam Hassan. También comenzó a hacer campaña para introducir la monarquía en el sistema político del Islam. Mu'awiyah envió sus agentes a miembros prominentes de las comunidades para obtener fidelidad a su hijo Yazid. La gente protestó vigorosamente y Mu'awiyah usó su método tradicional de coerción: el dinero y la espada. Tras la muerte de Mu'awiyah, su hijo Yazid, de 30 años, logró imponerse al pueblo y se convirtió en el califa utilizando todos los medios posibles como soborno, presión, amenazas y fuerza. La gente se negó a reconocerlo como el representante del Profeta y el líder de la nación islámica. Yazid encargó a su gobernador sobre Medina, para pedir la lealtad del Imam Hussein o su vida. El Imam Hussein se dio cuenta rápidamente de que dar lealtad a Yazid no serviría para nada sino para poner en peligro la supervivencia del Islam. Los principios y las leyes del Islam exigían que Hussein actuase para advertir y salvaguardar a la nación islámica de la malvada situación en la que estaba, y para interponerse en el camino del desviado gobernante.

Karbala y el día de Ashura. El Imam Hussein estaba seguro de que para despertar las miserables vidas de la nación musulmana, bajo el gobierno tiránico de Yazid, debía sacrificar su sangre por el bien de la defensa del Islam. El pueblo de Kufa (una ciudad en el sur de Irak) envió más de 12.000 cartas al Imam Hussein invitándole a su ciudad en apoyo de su liderazgo. El Imam Hussein comentó que cuando abandonó su ciudad natal con su familia y sus compañeros por última vez, “no me estoy levantando contra Yazid como una persona insolente o arrogante, o como un traidor de males o tirano. Me he levantado contra Yazid mientras busco reformar la Ummah (nación islámica) de mi abuelo. Deseo recomendar el bien y prohibir el mal”. Antes de llegar a la ciudad de Kufa, el pequeño grupo del Imam Hussein fue interceptado por el gran ejército de los Omeyas. El ejército rápidamente rodeó y atrapó al Imam Hussein, su familia y compañeros en las llanuras del desierto llamado Karbala. Durante 10 días, el campamento del Imam estuvo sujeto a hambre, sed y brutales asesinatos, incluído su hijo lactante de 6 meses llamado Alí Asgar. El 10 de Muharram marcó el final de la tragedia, pero el comienzo de la iluminación. Mientras oraba, el Imam Hussein fue asesinado, su cuerpo pisoteado bajo los cascos de los caballos y su cabeza cortada, alanceada y exhibida ante su cautivada familia y unos cuantos compañeros a través de las aldeas y pueblos mientras eran llevados hacia Damasco y su cabeza presentada a los pies del despótico califa Yazid.

 

¿Por qué los musulmanes recuerdan a Ashura? El Imam Hussein sacrificó su vida junto con 72 hombres creyentes, todo por el bien de la verdad sobre la falsedad. La tragedia de Karbala representa una confrontación consciente y una valiente resistencia a una causa sagrada. La nación entera no había podido resistir a Yazid. Habían sucumbido a su voluntad, y la desviación y regresión hacia los caminos preislámicos estaban aumentando. La pasividad de Hussein ante esta situación habría significado el fin del Islam, tal como lo conocemos. El Imam Hussein se encargó de la responsabilidad de toda la nación. La mayor tragedia fue que él defendió la más noble de las causas: la defensa del Islam, y fue asesinado de una manera tan cruel. Es por esta razón es que el sacrificio de Hussein se conmemora anualmente en todo el mundo musulmán. El trágico acontecimiento sacudió los fundamentos mismos de la nación musulmana, movió su conciencia y se convirtió en un faro de luz y guía. El 10 de Muharram, Ashura sirve como un recordatorio del sacrificio de la familia del Profeta. También hace a los musulmanes conscientes de la gente, entonces y ahora, que trató de destruir el Islam y a la familia del Profeta y todo lo que estos defendían, así como de los que miraron, escucharon y no hicieron nada.

 

Cadenas históricas de Karbala. Después de la muerte de Mu'awiyah, el Imam Hussein se enfrentó a dos amargas elecciones por el gobernador de Medina: o para pagar la lealtad al tirano Yazid o para enfrentar la ejecución. Debido a la amenaza Imam Hussein se vio obligado a abandonar su lugar de nacimiento, la ciudad de Medina, a La Meca el 29 de Rayab 60H / 06 de mayo 680AD. La distancia entre Medina y La Meca es de 420 km. Le llevó el Imam y su familia cinco días para viajar hasta La Meca, llegaron el 4 de Sha'ban 60H / 11 de mayo 680AD. El Imam Hussein permaneció en La Meca por 120 días, desde el 4 de Sha'ban hasta el 7 de Dhulhiyyah 60H / 11 de mayo al 9 de septiembre de 680AD. Durante este tiempo el Imam Hussein recibió miles de cartas y delegados del actual Irak invitándolo a dirigir el movimiento contra el injusto gobierno de los Omeyas. Todavía bajo la amenaza de asesinato de los Omeyas, el Imam Hussein, su familia y sus compañeros abandonaron abruptamente La Meca y se dirigieron a Irak el 8 de Dhulhiyyah / 10 de septiembre de 680AD, el mismo día que los peregrinos parten desde La Meca a Mina para realizar la peregrinación del Hayy. La distancia entre La Meca y Karbala, Irak es de 1.470 km. A una velocidad media de 64km, la caravana del Imam Hussein tardó 23 días en viajar a Karbala. Después de pasar 38 estaciones y aldeas de descanso la caravana de Hussein finalmente alcanzó la tierra de Karbala el 2 de Muharram 61H / 3 de octubre 680AD. El ejército de los Omeyas rodearon el campamento del Imam Hussein en Karbala el 9 de Muharram / 10 de octubre 680AD. El ejército contaba con 30.000 soldados comandados por Omar ibn Sa'd. El ejército de los Omeyas lanzaron la batalla de Ashura en la mañana 10 de Muharram 61H / 11 de octubre 680AD. La batalla duró varias horas. El Imam Hussein, sus familiares y sus compañeros fueron masacrados. Sólo un hombre sobrevivió, su hijo el Imam Ali ibn Al-Hussein Zainul Abidin, que asumió el Imamato (sucesión al Profeta). Las restantes mujeres e hijos de la familia del Imam Hussein fueron conducidos como prisioneros de guerra el 11 de Muharram / 12 de octubre a la ciudad de Kufa para reunirse con Ibn Ziyad, Gobernador de los Omeyas en el actual Irak.

 

La victoria de Hussain y el legado inspirador. Después de su muerte, las mujeres y los niños partidarios de Hussain fueron llevados cautivos. Su hermana, Zainab, asumió el liderazgo del pequeño grupo, y pronunció un discurso condenando las acciones de Yazid y su gobierno, culminando en un enfrentamiento en la propia corte del gobernante. Zainab fue quizás la primera persona que se inspiró en la posición de Hussain, utilizando como catalizador del cambio. Ella se negó a ser sometida y puso su miedo a un lado para poder tener en cuenta a los responsables de la decadencia moral de la sociedad. A pesar del sexismo omnipresente de la sociedad de la época, Zainab logró liderar e inspirar a hombres y mujeres de todo el mundo y en todas las épocas. El ejemplo de Hussain, de que un hombre puede estar solo contra un ejército de miles, la inspiró hasta el punto de castigar y reprender a un dictador asesino en su propio palacio, sentando las bases para el eventual derrocamiento de la dinastía Omeya. Hoy millones de personas rinden homenaje a Hussain ibn Ali por su puesto y lloran anualmente la trágica Batalla de Karbala en la que Hussain, su familia y sus leales compañeros fueron brutalmente asesinados uno por uno. Los peregrinos de todos los sectores de la vida visitan el santuario Imam Hussain para rendirle homenaje en la ciudad de Karbala, Irak.

 

Últimas palabras de Imam Hussain. Oh Dios, Tú eres mi confianza en cada pena y mi esperanza en cada angustia y en cada calamidad que me acontece, eres mi autoridad y provisión, muchas son las preocupaciones en las que el corazón se debilita y la ayuda se convierte la más mínima y donde los amigos abandonan y los enemigos se relamen YO me he rendido a ti y te he reclamado a Ti aspirando a tu ayuda más que a cualquier otra y no me decepcionaste, más bien aliviaste y disipaste esto por lo que tú eres el benefactor de cada bendición y el dispensador de cada favor . Actúa como el que cree en el castigo por el pecado y la recompensa por las buenas acciones. Nunca confíes en nadie más que en los que temen a Dios.

 

Similitudes entre Jesús y Hussain. Jesús y Hussain se enfrentaron a los tiranos de su tiempo que con sus vicios y corrupción estaban destruyendo el mensaje divino de Dios para dar comienzo a que los reinos y países del mundo estuvieran bajo poder y dominio de Satanás. Fueron grandes revolucionarios para la humanidad, que hicieron el máximo sacrificio posible en favor de la justicia social, encarando a la corrupción y tiranía dominante con valor, sabiduría y corazón.

Dieron todo lo que tenían, el Imam Hussain incluyó su propia vida para salvar al pueblo de la opresión, injusticia, extravío, humillación, falsedad, ignorancia...

Promovieron sus palabras de verdad como un torrente perpetuo que no paró a lo largo de la historia, no a través de una lengua física, sino a través del lenguaje de sacrificar su sangre y de ser oprimido, el lenguaje que la historia nunca olvidaría jamás. Esta revolución y resistencia épica que llevaron vive en el corazón de la historia cada día en todo el mundo para enviar un mensaje de esperanza, liberación y justicia.

Eran conscientes de que, si se negaban a estrechar la mano al tirano, serían condenados, pero su valor enseñaría a la humanidad una lección de dignidad, honor, sacrificio, heroísmo y libertad al mundo.

La firme fe de Jesús y Hussain y sus seguidores nunca fue sacudida. Así pusieron una antorcha de resistencia contra la desviación y destruyeron el mito de mantener la lealtad a los regímenes crueles y deshonestos falsarios de la religión. Aseguraron enseñar al mundo que la sangre derramada será siempre la chispa en el corazón de cada hombre libre para levantar su voz contra la falsedad y tiranía, acentuar la integridad y dar prioridad a la humanidad.

Ni el más ateo puede negar el carácter sagrado del mártir que entrega generosamente su vida, para transformar las sociedades decadentes, expulsar a los tiranos e invasores y dignificar a los oprimidos.

Freses célebres de Imam Hussain en Karbalá:

“El da`i y el hijo del da`i (aquél cuyos padres son desconocidos, pero alguien lo reclama como su hijo) nos ha requerido que elijamos uno de estos dos: una cesta de ganancias o la humillación. Lejos estamos de aceptar la humillación”.

"No me he levantado (rebelado) para causar disensión o corrupción, sino que lo hice buscando la reforma de la nación de mi abuelo Muhammad para ordenar el bien y prohibir el mal y actuar siguiendo las tradiciones de mi abuelo (Muhammad) y de mi padre (Alí).

 

***

Ofrecemos nuestras condolencias al Salvador Esperado (Dios apresure su llegada) como también a los musulmanes y seres humanos amantes de la libertad y dignidad seguidores de Imam Hussain (P).

 

user comment
 

latest article

  Aniversario del Fallecimiento del Sello de los Profetas Muhammad bin Abdulá (Bpd)”
  Aniversario del Martirio de Imam Hassan al-Muytaba(P
  Aniversario del Fallecimiento del Sello de los Profetas Muhammad (Bpd) y su nieto el Imam Hassan Al-Muytaba ...
  Arba'ín, Cuando el Amor hace Florecer los Corazones
  Ashura; Sacrificio único de Imam Hussain por la Humanidad”
  “Los Jóvenes Iraníes han Conmemorado Hoy el Día del Estudiante y el Día de la Lucha contra la ...
  “Ahlul Bayt” (la Gente de la Casa del Profeta) en el Sagrado Corán
  El Imam Yafar as-Sadiq (p) y su escuela
  Imam Jamenei: “La Promesa Divina de Liberar Palestina se Producirá con Certeza”
  Shiítas Conmemoran Aniversario del Nacimiento del Imam Hassan (la paz sea con él)